FECI

"BIENVENIDOS AL PORTAL WEB DE INFORMACION DE LA FEDERACION DE EDUCADORES DE LA CAPITAL E INTERIOR"

domingo, 6 de enero de 2013

6 DE ENERO

La tarde caía con un apuro no común. Las horas no le rendían culto aquel 5 de enero -de 1945 pudo haber sido-, a la lentitud. No corrían sino que volaban. Es que el poeta y sastre Clementino Ocampos (nacido, el 14 de noviembre de 1913 en San Lorenzo del Campo Grande), en Asunción, esperaba ansioso entregar un traje a la medida. Más que entregar, lo que quería era cobrar a su cliente para que su hija RAMONA BELARMINA, de 3 años, tuviera un regalo de Reyes.
 
La noche llegó antes de lo acostumbrado. El cliente, sin embargo, no apareció. La decepción se apoderó del que tenía puestas sus ilusiones en aquel hombre que no cumplió su palabra. La suerte estaba echada: su primogénita no tendría el regalito que aguardaba con tanta ansiedad.
 
Al día siguiente, en la casa del poeta, la niña amaneció sin su obsequio. Pudo tal vez haber puesto sus zapatitos en la ventana, lo mismo que el agua y el pasto para los camellos, como un gesto de cortesía para los visitantes venidos de tan lejanas y misteriosas latitudes. Lo cierto es que con la mañana a la criatura le crecía solamente una inmensa tristeza.
 
-Qué malos son Los reyes: a mí no me trajeron nada- le comentó Ramonita a su papá.
Impresionado por el episodio, Clementino tomó la anécdota y escribió 6 DE ENERO. Dominador de su arte, buscó las figuras necesarias para convertir lo particular -su caso-, en universal -algo que cualquiera le puede suceder, en cualquier parte del mundo-, y escribir una poesía que sobreviviera en el tiempo.